AMIGOS

viernes, febrero 15, 2008

FRASES CÉLEBRES DE MIS GENIOS PARTICULARES


Voy a pasar a este blog de la familia algunas frases vuestras que recuerdo:




Begoña, cada vez que papá y yo salíamos (algo no frecuente), siempre nos saludaba con su frase preferida:


"¿Qué compó, que compó?"
Bueno, también cada noche se resistía en dar el día por terminado; al arroparla y darla el beso de "hasta mañana", te camelaba con su:

"Contame un coto, contame un coto"



María, a parte de su célebre frase, dirigida a su abuelo cuando le daba algunos céntimos de nuestra querida y casi olvidada peseta: "Con perras no ze compa nada", tenía la costumbre de aprenderse de memoría los anuncios de la recién comprada televisión (en blanco y negro). Su preferido era el de la enciclopedia Salvat (¡quién lo diría!, porque las lecciones del colegio no había forma de que las aprendiera) y siempre lo terminaba ella diciendo:

"Con la garantía Salvat"



Julio: Parece mentira pero no recuerdo ninguna frase suya porque se pasaba el día jugando, concentrado con el EXIN castillos, mientras los demas, ( con el primo Nacho incluido) saltaban por encima de las sillas , se subían a las mesas o se peleaban (con su padre de maniobras, claro).



Sara, que siempre estaba dando saltitos, una tarde que vino el tío Pepe (q.e.p.d.) porque su barco había atracado en Cádiz y le encantaba visitarnos y jugar con vosotros, tirándose por los suelos para estar a vuestra altura, cuando él preguntó dónde estaban los caramelos que había traído la tarde anterior contestó muy convencida:

"Se los ha comido papá para que no nos hagan daño".



Daniel, sus dos frases preferidas eran:

"Eza casa ze va a caer", cuando volvíamos de la playa de Torregorda y pasábamos delante de una casa de la calle Real que estuvo apuntalada durante los quince años que vivimos en San Fernando.
Cuando nos preparábamos para ver lo grabado en la playa o fiestas familiares, siempre era él quien decía:

"Apala la chu y chela la peta".



Raquel y su pasión por los polos, que Goyo compraba en la playa y que su padre siempre quería probarlos. Ella generosa, pero menos decía:

"Bocaitos no, bocaitos no".



Esther y su preferencia por el color amarillo. Ya se veía que no tenía miedo al fracaso (lo digo por ese temor - supertición de los artistas cuando estrenan, a este color). Al preguntarle que juguetes quería pedirle a los reyes, contestaba:

"Regalos amarillos"



Yayo, es un capítulo aparte. Siempre original, siempre en el patio de Arturo Soria (bueno de Eladio López Vilches) detrás de los amigos y sus bocadillos, a los que se camelaba diciendo, con cara de pena:
"¿Me das Nocilla que en mi casa somos pobres?". ¡Hay que tener cara!

Bueno también recuerdo otras frases más profundas que me dejaban pensando y frotándome las manos: "Este chico va pa cura". Otro día lo cuento porque seguro que él no recuerda nada.



Con Borja me pasa lo mismo que con Julio, no recuerdo frases concretas porque se pasaba las horas mirando fotos y revistas de coches. Se sabía de memoria las características de todos y cuando estuvo unos días en casa de Goyo, cada tarde le pedía permiso para bajar al escaparate de enfrente a contemplar los cochazos que allí se exibían. Tendría siete u ocho años.

En realidad si que recuerdo una frase concreta de cuando nació Tamara y él ya en el jardín de infancia del CHA. Debía estar celoso de la nueva niña, porque empezó a dejar escapar el pís y nos llamaban del colegio para que le recogiéramos. El muy listo me preguntaba cada mañana:

"Y si me hago pís me no voy al colegio?.



Tamara, de tí, por ser la última recuerdo muchas cosas, profundas y cariñosas. Cada mañana, cuando te ibas al colegio, me dejabas un papelito en tu cama para que lo leyese al recoger tu cuarto, con dibujitos y cosas bonitas. ¿Lo recuerdas?. Sus dos frases más célebres fueron:

"Con sin nada", al preguntarle de qué quería la tortilla o el bocadillo.

"A mí nadie no me quiere", si dejabas un momento de estar pendiente de ella-


Y terminó por hoy. A ver si os animáis alguno a escribir cosas de vuestra infancia.

6 comentarios:

67daniel dijo...

Borja solía decir, a modo de aviso, ´¡Estate quieta, vieja´!, cada vez que alguien intentaba jugar con sus juguetes o... ¡le había rozado al pasar!

Militos dijo...

Gracias Dany. te aseguro que no me acordaba. Oye y de Julio ¿Recuerdas algo?

j.a.varela dijo...

Hola!

Escribo desde Montevideo. Entré en vuestro blog desde no recuerdo donde, pero seguramente de algún buen vecino.

En mi familia tenemos -Las aventuras de una familia numerosa-http://siuvers.blogspot.com/. Son bienvenidos.

Además, puse vuestro blog en -Familia en construcción- http://familiaenconstruccion.blogspot.com/ . Allí pienso que en la sección Familia en la blogosfera, os encontraréis a gusto.

Mi correo es jvarelaaraneo@gmail.com. Me podéis hacer llegar cualquier sugerencia u observación.

Me encantó Noray. Hay un post sobre familia, trabajo, profesión y maternidad estupendo. Haré referencia a el en -Un colegio inolvidable- http://uncolegioinolvidable.blogspot.com/

Cordialmente,

j.a.varela

67daniel dijo...

Hola, J.A. Encantado de conocerte. Leéremos tu blog con mucho gusto. ¡Ay con las familias numerosas! ¡Si es que dan para cien películas!
Un abrazo desde Brighton, Reino Unido.
-----------------------------------
Mamá, ahora mismito no recuerdo ninguna frase ´5 Estrellas´ de Julio. Intentaré rebuscar en los archivos más recónditos de mi arcana memoria. Seguro que tiene que haber alguna, por mucho ¡Exin Castillo y tomazo del Guerrero del Antifaz!
Volveremos...Filipinas, como dijo MacArthur!

Militos dijo...

J.A.: Me alegra mucho conocerte y también me gusta que uno de mis hijos se haya adelantado en contestarte. Voy a visitar los blogs que citas ya que me parecen estupendos y seguro que aprendemos grandes cosas.
Saludos

j.a.varela dijo...

Gracias Militos. Aunque desde acá todo parece cerca y no lo es tanto, mi hijo el mayor, está en Dublin. Capaz que alguna vez se cruza con Daniel.

Luego, a ver si se animan con alguna tradición familiar para Familia en construcción.

Saludos desde el Río de la Plata,

juan alberto